Escultura de la catedral polaca de Gdanks, en memoria de los 2779 sacerdotes muertos durante la Segunda Guerra Mundial en dicho país.
Bellísima, sobria y para pensar mucho en ellos y agradecer que son pastores de la Iglesia+