Señor lo único que yo quiero es amarte, amarte mucho y agradarte cada vez más”

Sto. Tomás de Aquino.