Te bendecimos, te adoramos, Señor.
Gracias por este fin de semana de regalo para el cuerpo, corazón y alma.