Es acoger a Dios resucitado; no os dejéis robar la esperanza ni la alegría de vivir.

Papa Francisco.