Noche y día, sin parar de rezar y de agradecer los regalos diarios desde que me despierto hasta que me acuesto..al final del día anoto en un diario a Dios todas las cosas que hice para agradecérselas y no pararía de escribir ..también le pido, pero muy poco comparado con las bendiciones recibidas. Valoro cada pequeño gesto de Su Amor +