1 pensamiento sobre “Testimonio de una monja

  1. Ofir

    Pues si, amando a Dios y al prójimo,y ofreciéndole la vida, se pueden llenar muy bien de amor las horas del dia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *