Mantén tu espíritu tranquilo y confíate por completo a Jesús.