En su día, agradezco la oportunidad que brindó el colegio argentino que lleva su nombre , de estudiar allí en un ambiente de muy buenas familias, generosas y solidarias , alegres y gozadoras de la vida.
Jamás olvidaré su consagración a la Virgen en la capilla de su escuela bonaerense de la calle Montevideo.
Siempre gracias; siempre agradecida a todas las personas que nos ayudaron y dieron amor allá..así es nuestro bendito Santo Padre..es pensar en él y volver mi corazón a dicho país, donde viví una fe libre, recogida y entera para Dios.

Comentar esta anotacin »