Cuento de la vida real

      50 comentarios en Cuento de la vida real

Nueva York en un frío día de invierno de diciembre: Un niño de 10 años estaba frente a una tienda de zapatos,

descalzo mirando a través de la ventana y temblando de frío.

Una señora se acercó al niño y le dijo «Mi pequeño amigo, que estás mirando con

tanto interés en esa ventana?». «Le estaba pidiendo a Dios un par de zapatos», fue la respuesta del niño.

La señora lo tomó de la mano y lo llevó adentro de la tienda, le pidió al empleado que le diera media docena

de calcetines para el niño.

Preguntó si podría darle un recipiente con agua y una toalla.

El empleado rápidamente le trajo lo que pidió. Ella se llevó al niño a la parte trasera de la tienda,

le lavó los pies y se los secó con la toalla. El empleado llegó con los calcetines.

La señora le puso un par de los calcetines al niño y le compró un par de zapatos.

Juntó el resto de pares de calcetines y se los dio al niño. Ella lo acarició en la cabeza y le dijo:

«No hay duda pequeño amigo que te sientes más cómodo ahora».

Mientras ella daba la vuelta para irse, el niño la alcanzó y mirándola

con lágrimas en los ojos le preguntó:

«¿Es usted la esposa de Dios?».

50 pensamiento sobre “Cuento de la vida real

  1. V Autor del artículo

    Ofir
    Precioso y emocionante ese enternecedor relato. De él podemos
    sacar la consecuencia de que toda ayuda que prestemos con verdadero amor y caridad hacia nuestros hermanos, somos como intermediarios de la Stma. Virgen que nos pone en sustitución de Ella.

  2. Mariso

    Hola! A mi me regalaron un par de zapatos, y pense » Que buena senora» cuando llovio, se me metia toda la agua, por el oyo en el zapato. y aprendi que, cuando vayas a dar una cosa, da lo mejor, tal vez el mejor vestido? pero no, des lo que no sirve.

  3. V

    Mariso,
    Gracias a tu comentario he vuelto a releer el
    Cuento y a emocionarme como la vez primera que lo leí..no sé dònde y tampoco sé su título.
    Bs.+

  4. JESSIKA TREJO

    es un cuento que da entender muchas cosas….a veces nos sentimos atado a algo sin importancia…debemos dar sin tener en cuenta de recibir-todos somos hermanos todos somos hijos de dios…por lo tanto debemos ayudar cuando de verdad necesiten de nosotros…DIOS ES MUY GRANDE NUNK NOS ABANDONA

  5. jose j hernandez gonzalez

    de inmediato me impacto y tomo toda mi atencion,y por ultimo solte una gran sonrisa ,por lo que si era la esposa deDIOS, me parece un cuento sensillamente hermoso.

  6. Daniel Salvador Oñate Gutiérrez

    Que hermoso es compartir con los más necesitados, Dios les recompenzara toda su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *