Y taxistas benditos pues ellos nos llevan a Dios cuando nos llevan por las calles de Buenos Aires. Hay mucha fe en este lugar.