“-Mis amados Hijos! Hoy en la Fiesta de Mi Mamá Santa Ana y Mi Papá San Joaquín, los bendigo a todos y les digo:

Sed generosos con el Señor como lo fueron Mis Padres, dando al Señor no solamente vuestro tiempo, vuestros bienes, vuestra disposición… Sino también todas vuestras capacidades intelectuales, naturales y espirituales; para que todo sirva para cumplir la Voluntad del Señor, sus planes y todo redunde en la mayor Gloria del Nombre de Él para la salvación de las almas!

Sed generosos para con el Señor como fueron Mis Padres Joaquín y Ana, entregándose solícitamente al Servicio Divino, para cumplir todo aquello que el Señor quiere y espera de ustedes y para que vuestra vida, cada día, sea cada vez más la Ley del Señor viva y vivida! Para que todos aquellos que los conozcan y que el Señor coloque en el camino de vuestras vidas, de vuestra existencia humana aquí en la Tierra, en todas esas almas puedan ver en ustedes la Ley viva del Señor, puedan sentir la dulzura de su Amor, puedan conocer la belleza y la trascendencia de la verdad y puedan ser ellos también esas almas iluminadas con la luz de la eterna verdad…

Sed generosos para con el Señor …, como fueron Mis Padres, buscando cada día de vuestras vidas y a cada momento conocer aquello que el Señor desea de ustedes y aquello que Él espera, para que así Mis Hijos, cada día sean guiados, por la Voluntad Divina; vuestra voluntad se anule y los planes de satanás para desviarlos de la Voluntad del Señor sean frustrados y se cumpla cada día más Mi Designio Materno en vuestras almas y en las almas de aquellos que los rodean las cuales yo deseo alcanzar por medio de ustedes!

Sed cada día más generosos para con el Señor… imitando las virtudes de Mis Santos Padres, copiando Sus ejemplos de perseverancia, de paciencia, de oración continua y asidua. Y sobre todo de su total desapego, abnegación y mortificación de su propio “Yo” como ellos hicieron! Para que así Mis Hijos el Señor también pueda hacer grandes obras en ustedes, como hizo en las almas de Mis Padres…

A Ellos el Señor les hizo el mayor milagro de todos los tiempos en la faz de la Tierra: La Gracia de ser Padres de aquella que sería la Madre y Virgen de un Dios hombre.

En ustedes el Señor también hará grandes milagros! Y esos milagros serán milagros de Gracias… Veréis muchas almas, que como tantos hijos espirituales; frutos de vuestra fe, de vuestra oración, de vuestro amor desinteresado, desapegado, mortificado, olvidado, vacío de ustedes mismos, frutos de vuestro amor en pura transformación… Veréis esas almas que como otros tantos hijos espirituales vuestros nacerán, crecerán y se volverán gigantes en el amor, en la fe, en la dedicación al Señor.

Entonces vuestros días serán salpicados de felicidad y alegría, viendo que los dones del Señor en ustedes no son inútiles ni estériles… Sino que cada día de vuestra vida, por medio de ustedes el Señor hace nacer a otros hijos para Él y otras tantas almas que en el Cielo lo Glorificación, Bendecirán y Exaltarán por los siglos de los siglos!…

Mis Padres, JOAQUÍN e ANA, son padrinos y protectores de estas APARICIONES DE JACAREÍ, son vuestros padrinos y protectores.

Bienaventurada el alma que se Consagre a Ellos en el día de Su Fiesta como “Esclavo de su Amor”, tal como yo pido la Consagración de Esclavos a mi Amor y que renueven esta Consagración a ellos todos los años en el día de Su Fiesta. Pues esas almas no sucumbirán en las tentaciones, ni en los sufrimientos, ni en las pruebas y tampoco sucumbirán por el peso de su propio “Yo”. Esa alma… la casa espiritual de esa alma, no se derrumbará nunca sobre ella misma. Porque, el alma que se confía y se entrega a Mis Santos Padres… será formada en la misma Escuela de Amor, de Fe, de Fortaleza y Perfección en la cual Yo misma fui formada por Ellos!

Y entonces esta alma, junto Conmigo bendecirá al Señor, por haber sido criada por Mis Santos Padres tan Bellos, tan Santos, tan Perfectos y tan Sublimes! Y esta alma en la eternidad tendrá la Gracia de ser colocada en medio de Ellos, bien junto a Mí y a Mi Esposo José, como parte integrante da Nuestra propia Familia! Y en el gozo de la felicidad sin fin, esta alma exaltará con Mis Padres, Conmigo y con Mi Santo Esposo la Gran Misericordia del Altísimo y Sus Altísimos Designios de Amor, que crearon Padres para Mí y para todos Mis devotos y verdaderos hijos, para que, ellos fuesen como fueron para Mi: Padres Guías y Maestros de Perfección…

Mis hijos recen!… Cada Ave María que me entregáis produce un bien inmenso para ustedes mismos y para el mundo entero!
Cada ROSARIO que Me entregáis neutraliza, anula, destroza muchos y muchos Ardiles de satanás; contra ustedes mismos y contra muchas almas en el mundo entero!
Cada ROSARIO que Me rezáis apresura mucho el TRIUNFO de Mi CORAZÓN…

RECEN MÁS… RECEN INTENSAMENTE!!!
NADA ES MAS IMPORTANTE AHORA EN ESTE TIEMPO EN QUE VIVIS, QUE LA ORACIÓN Y NO PUEDEN COLOCAR NINGÚN ASUNTO COMO DISCULPA O DISPENSA DE LA ORACIÓN!…

Solamente cuando la Oración este en primer lugar en vuestras vidas, Dios verdaderamente las gobernará… Será el Señor de los acontecimientos de vuestra historia e podréis tener la certeza de que todo lo que acontece con ustedes es obra, misericordia y designio del ALTÍSIMO, que cuida de vosotros y los dirige.

A todos Yo los bendigo… En el Nombre del PADRE del HIJO y del ESPÍRITU SANTO…
La paz Marcos…, permanece en paz, amado Mío!…”