Que tu siervo escucha.
Hay que saber escuchar a Dios; habita en el silencio.