Ayer fue 27 y fuimos por la noche a rezar el santo Rosario al árbol de Boadilla. Éramos más de 100 rezando en familia.
Os conté que ya no voy por miedo a los perros que andan sueltos cuidando el rebaño que vino a pastar y a comerse las malas hierbas hasta Agosto..los días 27 podemos subir con el coche y así puedo acceder al santo lugar, donde hay una capilla y donde también nos acompaña un sacerdote que recibió su vocación allí.
El monte es enorme, pero parece ser que las ovejas no quieren dormir en su lugar destinado, sino alrededor del supuesto lugar de aparición.
Cuando llegamos, ellas pareciera que nos esperaban..sentirán el amor de María.
Hubo mensaje, pero para mí no es lo importante del lugar sino rezar en comunidad. Oración y sacrificio. España sufrirá más aún.