1 de noviembre de 2010
“Es por el Cuerpo de Jesús por lo que todo se realiza.”

La Virgen Maria

Hijos míos:
Todos los Santos del Cielo rezan para que vuestros corazones sean consolados, para que podáis, ante todo y por encima de todo, regocijaros por todos aquellos que os han dejado, por todos aquellos que se encuentran ahora en el Cielo con Nosotros.

Hijos míos, cada alma que vive sobre la Tierra debe de acordarse de lo esencial que es, para vosotros, el que podáis dejar entrar la esperanza en vuestros corazones y en vuestras almas, para que siempre os acordéis de que la vida eterna es aquella para la que habéis sido concebidos y modelados por Dios.

El paso por la Tierra es un paso necesario para que podáis uniros al camino de Jesús. Jesús vino entre vosotros, tomando carne, para permitiros, hoy como seres de carne, desear el Cielo y esperar poder vivir, con Nosotros, en las alegrías de cada instante, compartidas con Dios Padre.

Desde la Tierra, desead el Cielo, sabiendo que el Cielo no desea la Tierra, pero que desea acoger, cuando Dios lo decida, a todos aquellos que amaron.

El Cielo reza por vosotros, orad también vosotros por todas las almas que son santas pero que no pudieron juntarse con Nosotros, todas las almas del Purgatorio que desean ardientemente encontrarse junto a Jesús.

No olvidéis cuánto, vuestras hermanas las almas del Purgatorio, rezan por vosotros pensad en rezar por ellas.

Para que nunca las olvidéis, tened un pensamiento para ellas, en cada misa, en el momento de la Elevación. Así muchas de ellas podrán ser elevadas hasta poder entrar en el Reino

Es por el Cuerpo de Jesús por el que todo se realiza.
Es por el Cuerpo de Jesús por lo que podéis hoy esperar el Reino.
Es por el Cuerpo de Jesús por el que vuestras almas pueden recibir ya los beneficios del Cielo.
Amen

Gracias María

Mensaje del Lunes del Día de todos los santos.

www.los-corazones-unidos.net
www.coeurs-unis.org

Comentar esta anotacin »