Un hombre le preguntó día en plena calle a santa Angela de Merici: ¿Qué consejo me recomienda para comportarme debidamente? Y ella le respondió: “Compórtese cada día como deseara haberse comportado cuando le llegue la hora de morirse y de darle cuenta a Dios”.
Sus últimas palabras fueron: “Dios mío, yo te amo”.
Que estas sean también las palabras que nosotros digamos no sólo al tiempo de morir, sino muchísimas veces durante toda nuestra vida.

Comentar esta anotacin »