Aún la sigo reviviendo en mi alma..era como estar en las fiestas de la vida en nuestra casa de Alvear en Buenos Aires, donde el Padre Eduardo celebraba la santa misa para muchos privilegiados que fuimos ..nuestro hogar era un templo..pues bien, vivir la santa misa del 25 en la iglesia de Las Esclavas fue mi regalo de Navidad. Delante del altar, junto al portal de Belén, que después adoramos..Sus palabras..como siempre sencillas y llenas de verdad y humildad:

“Jesús fue enterrado en una cueva nueva al morir..sale a la vida resucitada de un lugar nuevo. La muerte de Jesús está marcada por signos de realeza ( rey de los judíos, manto púrpura..).
Jesús nace en un comedero de animales, en un pesebre..el nacimiento está marcado por signos de comida ( Belén significa la casa del pan..). En el seno de María tiene calor, amor..cuál fue la primera desdicha nuestra que habría conocido en niño Jesús..? el hambre..como todos los niños..recibe como primera ofrenda queso , leche y pan. Ya desde el pesebre guarda el deseo de ser pan..de alimentarnos..La Eucaristía y Jesús en el pesebre vienen a ser lo mismo. Igual que estuvo en los brazos de la Virgen María, está en nuestros brazos. Conoce el hambre y la necesidad de alimentación que tenemos, por eso se hace pan para nosotros.
Vivimos en un mundo que tiene hambre y llora por el hambre que tiene. Es un mundo que responde a tonterías: vas a ser feliz si tienes buen cuerpo, s cambias de auto…tonteras.. ( me encantó esta palabra.) Sólo vas a ser feliz si recibes el pan vivo bajado del Cielo. Tenemos que salir a anunciar como los pastorcitos..el mensaje no es sólo para nosotros..
Al recibir a Jesús en la Eucaristía, hagámoslo con la misma entrega de María, de José, de los pastores..para llevarlo a todas las familias en medio del mundo”.

Comentar esta anotacin »