Anoche viví una misa santa y gloriosa en la casa de una amiga, que junto con su familia y amigos del alma, consagraron su hogar a la Virgen y Ella reinó y se hizo carne.
Son un matrimonio que caminan en alegría, cantando y cautivando almas con su voz y bondad.
Jamás vi tu rostro tan alegre antes, Mer querida..bendita seas; bendito Dios y bendita Reina de la Paz+

A ellos les dedico este diario de hoy y comparto sus voces, como dones de el Señor.
En la Consagración lloré como una loca..llano de amor a El..impresionante Su presencia en la Elevación..Jesús sació mi amor y consoló mis dolores.

ven espiritu ven