Cuento de la vida real

      52 comentarios en Cuento de la vida real

Nueva York en un frío día de invierno de diciembre: Un niño de 10 años estaba frente a una tienda de zapatos,

descalzo mirando a través de la ventana y temblando de frío.

Una señora se acercó al niño y le dijo “Mi pequeño amigo, que estás mirando con

tanto interés en esa ventana?”. “Le estaba pidiendo a Dios un par de zapatos”, fue la respuesta del niño.

La señora lo tomó de la mano y lo llevó adentro de la tienda, le pidió al empleado que le diera media docena

de calcetines para el niño.

Preguntó si podría darle un recipiente con agua y una toalla.

El empleado rápidamente le trajo lo que pidió. Ella se llevó al niño a la parte trasera de la tienda,

le lavó los pies y se los secó con la toalla. El empleado llegó con los calcetines.

La señora le puso un par de los calcetines al niño y le compró un par de zapatos.

Juntó el resto de pares de calcetines y se los dio al niño. Ella lo acarició en la cabeza y le dijo:

“No hay duda pequeño amigo que te sientes más cómodo ahora”.

Mientras ella daba la vuelta para irse, el niño la alcanzó y mirándola

con lágrimas en los ojos le preguntó:

“¿Es usted la esposa de Dios?”.

52 pensamiento sobre “Cuento de la vida real

  1. lesly zhiarithk

    muy bonito tu cuento gracias por compartirlo con nosotros

  2. luisa

    que historia tan hermosa me hubiera gustado que fuera mas largo y que tuviera el nombre

  3. Dashira

    Bueno eTo si es largo es para un examen que tengo que copiar esto no abuse yo puse muy pero muy corto vida real y me apareció esto

  4. Ana Elizaberth

    que interesante relato esa historia me conmovió que tal fe del niño , eso llenaran en el Internet el ves de cosas sin importancias , que hermoso cuento.

  5. Jelsa

    Es un cuento de dios si esta bonito pero cuando fui a la secundaria tuve que leerlo y me dio mucha pena leerlo a todo el grupo porqué ellos y ellas no llevaron ni un cuento de dios así que le doy a este cuento un 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *